China toma medidas para impulsar su economía

Las autoridades chinas están tomando medidas en materia económica debido a los últimos frenazos de su economía, derivados del colapso de las importaciones, la caída de la producción industrial y un menor crecimiento del consumo energético, entre otros.

Parecía claro que China no podía seguir creciendo como en los últimos años, pero parece que se adapta a las circunstancias y pretende cumplir sus previsiones económicas. En este contexto, el gobierno chino ha decidido llevar a cabo una serie de medidas que liberalicen su mercado y fomenten el consumo, las inversiones y el comercio exterior para así reactivar su economía.

Tras el impacto de la devaluación del yuan, se han adoptado medidas para facilitar la financiación y las inversiones al tiempo que se ha producido una bajada de tasas en las importaciones y exportaciones para incentivar el comercio exterior.

Con estas medidas, Pekín, la gran capital, mantiene un objetivo de crecimiento del PIB del 7% para este año.

Facilidades a la financiación y a las inversiones

El Consejo de Estado anunció que China establecerá un fondo de 60.000 millones de yuanes (9.400 millones de dólares) para apoyar el desarrollo de pequeñas y medianas empresas. Estas Pymes representan el 80% de los empleos urbanos y generalmente tienen problemas para obtener créditos y pagan tasas más altas que las firmas estatales.

Según el comunicado emitido tras la reunión ejecutiva del Gabinete este fondo busca “aliviar las dificultades de financiación para las Pymes y promover el amplio espíritu empresarial y la innovación con el fin de generar un nuevo impulso para el crecimiento”.

Este fondo provendrá tanto del gobierno central como de otras fuentes, incluidas firmas privadas, empresas estatales, instituciones financieras y gobiernos locales. Aunque los gobiernos centrales sólo vayan a aportar 15.000 millones, lo que está claro es que este nuevo modelo va a permitir la colaboración de capital público y privado e implica nuevas vías en la reforma del mecanismo de financiación del país.

Esta iniciativa dará prioridad al apoyo económico a las Pymes más prometedoras al comienzo de su actividad. Para atraer más capital social, el gobierno central permitirá que otros inversores disfruten de preferencia en la obtención de ganancias y les cederá cierta parte de sus propios beneficios.

En materia de inversión, el gobierno chino ha decidido reducir el requisito de capital mínimo estatal para algunos proyectos de inversión en activos fijos. También se ha decidido reducir el requisito de capital mínimo de inversión en puertos y aeropuertos de 30 a 25 por ciento; para ferrocarriles, autopistas y pasos subterráneos del 25 al 20 por ciento y para proyectos que involucren procesamiento de maíz, del 30 al 20 por ciento.

Se prevé que estas medidas ayuden a elevar la inversión efectiva y a impulsar el crecimiento del país.

Comercio exterior: recortes de tarifas de exportación e importación

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China también ha anunciado la reducción de algunas tarifas de importación y exportación de productos ya que ha considerado necesaria una liberalización de los servicios ligados al comercio exterior lo cual ayudará a fomentar las exportaciones e importaciones. También se ha decidido rebajar los tributos aplicables a los bienes en puertos, aduanas y centros de cuarentena, así como la eliminación de otros que no tienen base legal. Además, para agilizar el proceso, se eliminará la obligación de usar ciertos servicios que no sean necesarios.

Se busca intensificar las inspecciones sobre las prácticas en la aplicación de estas nuevas tarifas y de la ley Antimonopolio que aseguren una competencia más justa de mercado aún manteniéndose el inconveniente limitador de la participación de empresas extranjeras en sectores clave.

Aunque estas medidas no son del todo novedosas, pues en 2014 se bajaron las tasas sobre el comercio exterior lo que contribuyó al ahorro de más de 30.000 millones de yuanes (4.700 millones de dólares) se prevé que consigan los resultados buscados a largo plazo.

Es evidente que China se enfrenta actualmente a una fuerte presión de cara a cumplir sus objetivos económicos cuya éxito en su consecución no sólo afectará a China sino al resto del mundo.


Escrito por Coral Lee, Chinese Desk de Adarve Abogados.